lunes, 24 de octubre de 2011

NO ME PUEDO RESISTIR

Y no mostraros esta fantástica reliquia. .  pues resulta. .  que . .  en algunas ocasiones mis clientas me muestran orgullosas las labores que sus antepasadas hacían. Esto que os enseño es una pequeña muestra de tantas cosas como veo, y que guardan su familia con tanto cariño. Concretamente, este pañito enmarcado, perteneció a la abuela de la persona que me lo enseñó, una clienta, y que ella en concreto, con ochenta y cuatro años, guarda sintiendo que no se conserve como a ella le gustaría, cuando falte. Os daréis cuenta que se hizo en el dieciocho, eran unas muestras que obligadamente se hacían donde enseñaban a bordar, que allí, mandaban las madres a sus hijas jóvenes, como quien manda a la universidad. Una vez , superada esta prueba, la de el pañito con las muestras, ya se podía llevar la tela para hacer la labor en serio y asentada mente, eran siempre, las prendas que se usarían para el futuro matrimonio.
Y estas manos. .  quien las recuperará?. .  se perderá todo esto definitiva mente???. .  porque yo, al ver estas cosas, me digo a mi misma. . . y te parece que tu coses???. . . jejejeje, si te viera la que hizo esto. .  anda!! que no se iba a reír de ti!!. . ..
(corramos un estúpido velo). . .   Floren

3 comentarios:

  1. La verdad que es una maravilla ,pero como tu bien dices nosotras fuimos educadas en otros menesteres y para otro tipo de vida
    Que conste que mientras yo estaba en la universidad tenía unas amigas ,cuya familia era exactamente de Fuenteovejuna , aunque afincadas en Salamanca , que era lo único que sabían hacer Su madre las tenía toda la tarde al bordado de sábanas , manteles y demás, para el ajuar de su boda. Yo estaba alucinada, y envidiosa claro , con ellas fui por primera vez a unas clases de costura . Las daba una viejecita ,y cada una teníamos una tablita sobre las rodillas para trabajar sentadas en una silla baja de enea.
    tenía yo entonces dieciséis años, ahora tengo cuarenta y siete , pero parece que la situación se hubiera dado hace un siglo

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razon teneis, parece que hablamos de hace cien años,yo recuerdo todo eso y tengo cincuenta y siete;Que pena,pero ya tenemos a Floren para ir rescatando todas esas maravillas.Besiños

    ResponderEliminar
  3. ay que cosas tan bonitas enseñas yo a pesar de mis 41 años tambien parece que ertenezco a otro mundo yo recuerdo ir a la escuela con las monjas en mis primeros años de escuela y coser por las tardes,luego mi madre me apunto con unas hermanas que se dedicaban a bordar y daban clases en lo que era la antigua falange,alli pase muchas tardes de infancia tenia 6-7 años cuando empece ajjajaj cuando lo cuento a mis sobrinas que no saben ni pegar un boton me dicen que pertenezco a una especie en extincion como los dinosaurios pero a mi me encanta eso de sentarme tranquila coger mi labor y coser bordar,luego ya vino el querer pintar y hacer mas cosas pero todo empezo cuando no levantaba dos palmos del suelo mi dedal que aun conservo parece de juguete,yo tambien pienso como tu floren que al lado de esas maravillas lo que yo hago se vuelve insignificante y sin valor eso si que eran manos artesanas,saludos de tu amiga mary.

    ResponderEliminar